El barrio rojo de Amsterdam es famoso en todo el mundo debido principalmente a su relación con los servicios de prostitución, convirtiéndose en toda una atracción turística de corte casi único en Europa, una zona en la que los consumidores exigentes de servicios de ocio adulto y nocturno pueden dar rienda a sus deseos de un modo muy peculiar, observando con mirada atónita como las chicas ofrecen sus servicios en vitrinas al público general, dejando de lado todo tipo de pudores y tabúes que en otras partes del mundo se encuentran más vigentes.

Esto es debido principalmente al hecho de que en Holanda y más específicamente en el barrio rojo en Amsterdam ofrecer servicios de prostitución es totalmente legal y es una actividad laboral plenamente regulada y controlada por los servicios de seguridad y la policía de manera que una experiencia de sexo tiene una garantía de éxito y satisfacción mucho más alta que en cualquier otro lugar.

Gracias a esta peculiar forma de acercarse al mundo de las escort y las putas de lujo cada año miles de turistas acuden al barrio rojo de Amsterdam ya no sólo para disfrutar de servicios de prostitución sino tan solo para satisfacer la curiosidad de poder contemplar en primera persona un modelo de negocio tan peculiar y de éxito probado.